Vancouver, Canadá

Vancouver, Canadá
Datos básicos [1]
Población del municipio: 603.502
Superficie: 115 kilómetros cuadrados
Densidad de población: 5.248 habitantes por km2

Una ciudad con un brillante futuro verde

Por Gregor Robertson

En 2009 se creó el Greenest City Action Team (Equipo de acción de la ciudad más ecológica) de Vancouver, un grupo de expertos locales que se propuso investigar buenas prácticas de las principales ciudades verdes en todo el mundo para hacer recomendaciones y establecer metas y objetivos que no solo mantuvieran Vancouver verde, sino también que la convirtieran en la ciudad más ecológica del mundo. Su trabajo –Vancouver 2020: A Bright Green Future (Vancouver 2020: Un brillante futuro verde)− recogía 75 acciones de rápida aplicación y encomendó a los funcionarios del Ayuntamiento el desarrollo de una robusta estrategia de implementación.  El resultado –el Plan de acción de la ciudad más Verde (GCAP, por sus siglas en inglés)− fue aprobado por el Ayuntamiento de la ciudad en 2011. El GCAP de Vancouver es una visión y una estrategia para crear oportunidades a día de hoy, construyendo una economía local fuerte, vecindarios vibrantes e inclusivos, y una ciudad reconocida internacionalmente capaz de cubrir las necesidades de las generaciones futuras. El plan define 10 ámbitos de objetivos y 15 metas medibles, que incluye duplicar el número de empleos verdes respecto a los niveles de 2010, lo que implica que todos los edificios construidos a partir de 2020 sean de emisión neutral de carbono y que el 51% de los trayectos en la ciudad se realicen en bicicleta, a pie o en transporte público.

Los objetivos, metas y más de 150 acciones se conjugan para formar un plan integrado, dándose prioridad a las acciones que tengan beneficios en más de un ámbito. Por ejemplo, el aumento de compostaje y la jardinería ayuda a lograr una economía verde, basura cero, y suministros locales de alimentos. La mejora del servicio de transporte beneficia al clima y a las energías renovables, el transporte verde y los objetivos de aire limpio.

Actualmente, a mitad de camino en la aplicación de la GCAP, la ciudad está mirando más allá de 2020 y se ha comprometido a transformar Vancouver en una ciudad completamente gestionada por energía renovable antes de 2050. Vancouver se ha unido a otras 16 ciudades en la Alianza de ciudades sin emisiones de carbono, que se han comprometido a estos drásticos objetivos a largo plazo de reducción de carbono. Vancouver también ayudó a fundar los ICLEI-Gobiernos locales por la sostenibilidad – Red de ciudades 100% renovables.

Para lograr la meta de una ciudad en la que la totalidad de la energía para los edificios, la calefacción y el transporte utiliza fuentes renovables, la ciudad de Vancouver ha desarrollado la estrategia Greenest City: A Renewable Future [La ciudad más verde: un futuro renovable], una guía de acciones necesarias a largo plazo para aprovechar las oportunidades de la energía renovable en la edificación, transporte y sistemas de residuos de Vancouver.

 Políticas clave

Más del 80% de las acciones de mayor prioridad que figuran en el GCAP se ha completado, y el siguiente conjunto de acciones y estrategias prioritarias ha sido identificado para realizarse entre 2015-20. Vancouver también ha comenzado a mirar más allá de 2020, con planes de transporte ecológico en la década de 2040 y para el suministro total de energía de la ciudad completamente con energías renovables antes del 2050.

En 2014, la ciudad ha actualizado su directiva de construcción de Vancouver con requisitos y revisiones adicionales, tales como requerir a los nuevos edificios en terrenos recalificados usar un 22% menos de energía de los niveles que se especifica en las normas de América del Norte (ASHRAE 90.1 2010), mientras que también requieren los edificios en renovación incorporar una serie de modernizaciones de ahorro de energía. La ciudad también ha desarrollado una estrategia de adaptación para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas del uso de energía en los edificios existentes.

El cambio más significativo para el uso de energía en los edificios y las emisiones de gases de efecto invernadero ha sido el énfasis, vanguardista en el mundo, en establecer y expandir barrios con sistemas de energía de bajas emisiones. El buque insignia como suministrador de energía barrial en  el sudeste, en False Creek, construido para calentar las habitaciones de los atletas durante los Juegos Olímpicos de Invierno de 2010, utiliza como energía para la calefacción residuos del alcantarillado para calentar los hogares, lo que reduce la cantidad de gases de efecto invernadero procedentes de las calefacciones en un 70%.

Sobre la base de este éxito, en 2012 la ciudad adoptó una estrategia energética barrial, una hoja de ruta para la construcción de otros sistemas de energía distritales de bajas emisiones. La política de la ciudad ha cambiado el diseño de nuevos condominios y torres de apartamentos en lo que a las zonas de energía distrital se refiere, sustituyendo el gas natural y calefacción eléctrica por sistemas de calefacción de agua caliente que permiten a los edificios conectarse a, y beneficiarse de los sistemas de barrio.

Vancouver sigue siendo líder en América del Norte en transporte sostenible. A partir de la primavera de 2015, el 50% de todos los viajes que se originan en la ciudad eran a pie, en bicicleta, y / o en transporte públcio, un 40% más que en 2008. Durante el mismo período, el número de trayectos diarios en bicicleta se duplicó, pasando de 50.000 a 100.000.

El uso del territorio y el diseño urbano juegan un papel importante en la evolución de las cuotas del modo de transporte. Vancouver construye comunidades peatonales, de uso mixto, con buenos transportes. La ciudad también cuenta con un Plan de transporte 2040 para toda la ciudad que se basa en las directrices aprobadas de alto nivel y detalladas ideas generadas por el proceso de planificación de la Greenest City (Ciudad más ecológica). Este plan reafirma las metas del GCAP y propósitos más lejanos (véase más adelante) y esboza un objetivo para 2040 para al menos dos tercios de todos los viajes originados en la ciudad que sean a pie, en bicicleta, y / o en transporte público. Transportation 2040 (Transporte 2040) también incluye un objetivo de cero accidentes mortales de tráfico.

Construyendo sobre los objetivos originales la Ciudad más Ecológica en relación a la cantidad de espacios verdes, la Junta de Vancouver de parques y recreo ha hecho planes para mejorar aún más los espacios naturales de Vancouver, que incluyen Rewilding Vancouver (Recuperar la  Vancouver salvaje), Environmental Education and Stewardship Action Plan (Educación ambiental y Plan de Acción de Gestión) (2014), Bird Strategy (Estrategia de aves( (2015), y Tree Protection Bylaw (Ordenanza de protección forestal) (2014). La Ciudad se ha asociado con Metro Vancouver, el órgano de gobierno regional, en el impulso hacia la meta de residuos cero. Las políticas incluyen la prohibición de compuestos orgánicos de los vertederos y la introducción de varios nuevos programas para recoger y desviar los restos de comida para convertirlo en abono orgánico. El 1 de enero de 2015, Metro Vancouver prohibió en toda la región tirar residuos orgánicos a la basura.

En 2014, la provincia puso en marcha un amplio programa de responsabilidad del productor (EPR) para el embalaje y papel impreso en zonas residenciales, aumentando el tipo de materiales que deben ser reciclados. Los programas de EPR transfieren de los contribuyentes a los productores y usuarios de los productos la tarea gestionar los materiales.

Principales logros y resultados

Desde 2011, han sido aprobados una docena de estrategias, políticas y planes que son complementaria al GCAP 2020, desde la Estrategia de alimentación al Plan de transporte 2040 y el Marco estratégico del bosque urbano.

En los últimos 25 años, la población de Vancouver ha crecido un 34%, con un aumento del empleo del 30% y el aumento del uso de energía en un 15%, lo que hace de Vancouver la economía de más rápido crecimiento de Canadá. Durante el mismo período, las emisiones de carbono de Vancouver se han reducido un 7% y se espera que siga cayendo, lo que demuestra que la ciudad pueda seguir creciendo y ser económicamente fuerte al tiempo que elimina la carga de la contaminación por carbono. Las políticas de construcción verde de Vancouver y el apoyo del movimiento local de alimentos y el transporte ecológico han contribuido a la creación de 3.200 puestos de trabajo verdes, un 19% más desde 2010.

De las acciones de prioritarias identificadas en el GCAP, el 80% se han completado. Se han limpiado playas, costas y masas de agua en toda la ciudad y la vida salvaje, como salmón, castores, y hasta ballenas han vuelto a aguas de Vancouver. Un programa para instalar estaciones de recarga de vehículos eléctricos en toda la ciudad ha apoyado el aumento de vehículos eléctricos, lo que resulta en una mejor calidad del aire. La ciudad ha incrementado el número de mercados de agricultores y huertos comunitarios.

Otros logros clave del GCAP incluyen:

  • Reducción de los residuos que llegan al vertedero un 18%, de 480.000 toneladas en 2008 a aproximadamente 395.000 toneladas en 2013.
  • Aprobación de una de las legislaciones de construcción más verdes de América del Norte; las nuevas viviendas que se construyan en Vancouver utilizarán el 50% menos de energía que las construidos en otras partes de la Columbia Británica.
  • Aumento de la proporción de trayectos realizados por transporte sostenible dentro de la ciudad a un 50% por cien de todos los viajes.
  • Alcanzado el objetivo de reducir la distancia media recorrida por residente en un 20% desde los niveles de 2007.
  • Ampliada la red para circular a pie y en bicicleta, construida un carril ciclista protegido que permite a las personas de todas las edades y habilidades disfrutar de la bicicleta tanto para el recreo como para el transporte.
  • Excluidas las industrias que dañen de la salud, la ecología o la reputación de Vancouver, tales como la creación de una nueva terminal de exportación de carbón en el río Fraser y el oleoducto Kinder Morgan, que permitiría un aumento de siete veces del tráfico masivo de buques petroleros en el puerto de Vancouver, poniendo el litoral de la ciudad y el clima del planeta en riesgo.
  • Aprobada la prohibición del comercio de carbón a través de Vancouver para proteger a los residentes del polvo tóxico.

 ¿Qué hizo posible estas políticas?

La implicación de la comunidad y de los grupos de interés es clave para el éxito del GCAP de Vancouver. Más de 35.000 personas de todo el mundo participaron en el desarrollo del GCAP a través de medios de comunicación social, en línea y en talleres o eventos presenciales. Más de 60 empleados de la ciudad, 120 organizaciones y miles de personas contribuyeron a la creación del GCAP. La ciudad creó Comités asesores externos para cada área, con representantes de las principales organizaciones asociadas tales como asociaciones comerciales e industriales, representantes de otros niveles de la Administración, ONG y el mundo académico. El Ayuntamiento consultó con estos grupos y se proporcionó información a la comunidad sobre el proceso a medida que se desarrollaban los planes de implementación.

En muchos casos, la ciudad dispone de un control jurisdiccional limitado. El éxito de la ciudad, por lo tanto, descansa en parte sobre las medidas adoptadas por otros niveles aliados del Gobierno, residentes, empresas y comunidad. Por ejemplo, la ciudad ha desarrollado relaciones de colaboración con suministradores de los servicios públicos locales, compañías de construcción y muchos otros para ayudar a los propietarios de edificios y viviendas existentes a reducir tanto los costes de energía como las emisiones de gases de efecto invernadero. La ciudad también apoya a la ciudadanía y empresas para que ayuden a Vancouver a alcanzar su visión de Ciudad más Ecológica con un fondo para este fin con un presupuesto de 2 millones de dólares canadienses (US $ 1,4 millones). El fondo ha apoyado proyectos que van desde pequeños huertos vecinales a grandes programas de educación en toda la comunidad.

La Ciudad también puso en marcha un programa de demostración ecológica y digital para permitir a las empresas la oportunidad de acelerar el ritmo de innovación, comercialización y creación de empleo en el sector digital y tecnología limpia de Vancouver.

Dimensiones sociales

La visión de Vancouver para la sostenibilidad se presenta en tres partes: la Ciudad más Ecológica, Ciudad saludable, y la Estrategia de acción económica. Las tres complementan los objetivos globales de desarrollo sostenible.

La Estrategia saludable de la ciudad de Vancouver es un plan integrado largo plazo para unas personas más sanas, en lugares más saludables y en un planeta más saludable. La estrategia de Ciudad saludable también proporciona un marco para un medio ambiente sano como derecho. La estrategia asegura además que la ciudad persigue crear un ambiente en el que los trabajadores sean bien remunerados y la vivienda tiene precios accesibles. Esto incluye una política de renta básica, un marco de suministros social que incluye a empresas sociales, acuerdos de beneficios para la comunidad con los constructores para incluir a residentes de bajos ingresos en la construcción de edificios, y una estrategia de Reducción de la pobreza y estrategia de incidencia.

Al inicio del desarrollo del GCAP, la ciudad trató de dar prioridad a los proyectos que apoyaron los objetivos que fueran a un tiempo verdes y sociales. Un ejemplo son las subvenciones concedidad a Save on Foods y a Sole Food, dos organizaciones que se centran en proporcionar empleo a residentes de bajos ingresos y comida local sana.

A medida que Vancouver construye una economía verde, también se preocupa de cómo promover un desarrollo económico inclusivo. La ciudad incluye específicamente la comida local como parte de su definición de una economía verde, ya que fomenta el crecimiento de una industria alimentaria local y ayuda a crear puestos de trabajo para las personas que se enfrentan a obstáculos para el empleo. Vancouver es un líder mundial en negocios de impacto social, con más de 400 empresas sociales.

 

Escalabilidad, replicabilidad y lecciones aprendidas

Cada ciudad es un ecosistema geopolítico único, así que no hay un modelo único para guiar a una ciudad a “reverdecer” y ser sostenible y económicamente viable. Sin embargo, es posible replicar el proceso por el cual Vancouver creó el GCAP 2020, y los sistemas asociados de rendición de cuentas, se puede replicar. Los programas, políticas y objetivos de Vancouver están diseñados específicamente con dos fines: inspirar a otros a actuar, y ser reproducidos y adaptados según la escala.

La inspiración viene de éxito del GCAP, y la posibilidad de ser replicado proviene de cuatro ingredientes esenciales: liderazgo, planificación, acción y alianzas. Suena sencillo, y realmente lo es, pero no se consigue sin trabajo duro, perseverancia y capacidad  de entender que los objetivos y a veces plan necesitan ajustarse cuando el contexto cambia.

En 2015 Vancouver se convirtió en la ciudad líder en la Red de energía del distrito C40. Por ello, Vancouver juega un papel fundamental como líder y comunicador para ayudar a acelerar la adopción de sistemas de energía de distrito en las ciudades de todo el mundo. El liderazgo de Vancouver en la energía distrito ha sido reconocido a nivel mundial, y su sistema de recuperación de aguas residuales (el Suministro de energía vecinal) es el primero de su tipo en América del Norte. Durante los últimos 10 años Vancouver ha aprendido muchas lecciones sobre el desarrollo de modelos de negocio, de diálogo con las empresas y servicios públicos, y en comprender el papel de la tecnología, algo que el Ayuntamiento está dispuesto a compartir con otros.

Gregor Robertson es alcalde de la ciudad de Vancouver.
FOTO PANORÁMICA: Vista del Centro de Convenciones desde el paseo marítimo de Vancouver ©

[1] Datos y texto proceden de documentos internos del Ayuntamiento de Vancouver.

Leave a reply