Singapur

Singapur
Datos básicos [1]
Población : 5,5 millones de habitantes
Superficie: 719 km²
Densidad: 7.967 habitantes por km²

Un enfoque pragmático para el medio ambiente y la calidad de vida

Por Geoffrey Davison y Ang Wei Ping

Singapur se encuentra en el extremo sur de la península de Malasia, a menos de 140 kilómetros al norte de la línea ecuatorial. La nación ha sido independiente desde 1965 y es una república parlamentaria. Su población es moderadamente densa, a más de 7.900 habitantes por km². Debido a que Singapur es una pequeña ciudad-estado sin ningún territorio adicional, no hay distinción entre la ciudad propiamente dicha y las regiones periféricas.

Cuando Singapur se independizó en 1965, la supervivencia económica era una necesidad absoluta. Muchas leyes tuvieron que ponerse en marcha de forma acelerada y en un corto plazo, y los sistemas administrativos reajustados. Singapur es ahora un centro económico mundial, basado en los servicios bancarios y financieros, el intercambio de divisas, el refinamiento y la comercialización de productos petroquímicos, el transporte marítimo y la aviación. El PIB nominal per cápita era, en 2014, de 56.319 dólares.

Sin la supervivencia económica, la sostenibilidad de Singapur, en el sentido más amplio, habría sido discutible. Incluso en 1965, fue plenamente identificada la necesidad de equilibrar los diferentes imperativos, desde la defensa nacional hasta la seguridad alimentaria, pasando por la educación y el empleo. No iba a haber ningún compromiso en la calidad de las viviendas o la prestación de transporte público con el fin de financiar a otros sectores. Se partió de que la mejora continua en todos los aspectos de la vida se retroalimentarían entre sí. Así pues la sostenibilidad de su economía no podía separarse de la sostenibilidad del capital social (incluída la salud, la educación, las habilidades y la armonía en una comunidad multi-religiosa y multiétnica) y la sostenibilidad del medio ambiente.

La habitabilidad para una población en crecimiento dentro de un espacio estrictamente limitado ha sido un asunto recurrente. Durante más de 50 años, Singapur ha perseguido el objetivo de ser la ciudad más limpia y más verde en el sudeste asiático. Como un ex funcionario del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Hídricos señaló: “Singapur no es una utopía verde con cero emisiones de carbono, fuentes de energía renovables a gran escala, o innovadores edificios de energía cero. Lo que sí tiene es un enfoque práctico, rentable y eficiente en el mantenimiento de su medio ambiente, lo que contribuye a su alta calidad de vida”.

Políticas de sostenibilidad esenciales

Aproximadamente el 80% de la población de Singapur vive en edificios de apartamentos de construcción pública (aunque muchos son ahora propiedad de sus ocupantes). El pequeño tamaño de Singapur y el alto valor de la tierra dieron lugar a una política para mantener una mezcla entre propiedad de la tierra y apartamentos de viviendas en propiedad, así como de propiedad privada y pública. Esto ha estado estrechamente ligado a las políticas de infraestructuras. La elevada proporción de viviendas públicas ha permitido una integración sin precedentes de los servicios, incluido el transporte público por carretera y ferrocarril, así como el gas natural, la electricidad y los servicios de agua.

Si bien Singapur es una ciudad-estado, con muy pocos niveles de gobierno, no carece de estructura administrativamente hablando. Las áreas residenciales se concentran como municipios, cada uno administrado por un ayuntamiento (16 a finales de 2015), con el uso de la tierra en toda la nación guiada por planes de concepto de 10 años (Concept Plans) y los planes maestros de 5 años (Master Plans), utilizando una visión de muy largo plazo.

El pequeño tamaño ha podido ser una ventaja en la planificación e implementación del suministro nacional de agua. La sostenibilidad en el uso del agua depende de cuatro “fuentes” nacionales: la captura de agua de lluvia, el almacenamiento y tratamiento; la desalinización, en la que Singapur es un líder mundial; el reciclaje de aguas usadas, o “Newater”; y las importaciones de agua. Estas fuentes de agua dependen de las capacidades de almacenamiento de 17 embalses de Singapur. Los cuatro embalses internos están ubicados en una cuenca boscosa que ayuda a la captura de las precipitaciones, la permeabilidad del suelo, la recarga de aguas subterráneas, y el mantenimiento de la calidad del agua. La buena gestión de las actividades humanas a lo largo de Singapur ayuda a minimizar la contaminación de los 13 embalses costeros aguas abajo y a mantener su viabilidad.

El mantenimiento de las cuencas forestales contribuye a la sostenibilidad de la rica flora (2.145 especies) y fauna (más de 40.000 especies) de Singapur. Además de los bosques naturales restantes, existe mucho arbolado secundario (3 millones de árboles en carretera), y zonas verdes en terrenos baldíos. Esta vegetación proporciona una matriz para la biodiversidad, facilita el intercambio genético entre poblaciones, y aumenta la diversidad de hábitats disponibles.

El mosaico de vegetación, guiada por los planes de concepto y planes maestros, es una clave para la habitabilidad en Singapur, ya que proporciona espacio de recreo y de ejercicio, ofrece oportunidades educativas y de investigación, y contribuye a la mitigación de los efectos de las islas de calor urbanas. Sobre la base de un objetivo en el plan Sustainable Singapore Blueprint de 2015, el 90% de los hogares debe tener un parque a menos de 400 metros (o a un tiempo estimado de 10 minutos a pie), y esto se logrará para 2030.

Al considerar la integración de políticas de sostenibilidad, es importante reconocer los bucles de retroalimentación. Singapur promueve la liberalización del comercio y tiene un régimen fiscal claro y directo. El atractivo para las empresas extranjeras —ya sea a través de inversión directa, sedes de empresas, o como un centro mundial y regional, junto con el apoyo a la banca, las compañías de seguros y de inversión— contribuye a mantener la sostenibilidad económica, posibilitando que el gobierno asigne los ingresos a la vegetación y el medio ambiente.

Aunque ciertos puntos, como el río Singapur, han sufrido la contaminación, los niveles generales de contaminación en la nación nunca ha sido altos. Un montón de vegetación, el aire limpio y el agua potable y, en consecuencia, los altos niveles de vida, con abundantes opor-tunidades recreativas en un entorno agradable y cómodo, animan la entrada de inversión extranjera.

El éxito en la captación de negocio ha llevado a un crecimiento de la población y esto ejerce una presión sobre el espacio de tierra disponible. Los límites en el número de vehículos privados, la tarificación vial electrónica, y un objetivo político de alcanzar el 75% de todos los trayectos realizados en horas punta en transporte público para el año 2030 (la proporción era del 64% en 2013) son formas de minimizar la contaminación y de ahorrar energía. Tal dependencia del transporte público sólo es posible debido a la naturaleza de la planificación en el uso del suelo y la concentración de la vivienda pública. Con todo ello se cierra el círculo.

Principales logros y resultados

En 2010-11, Singapur ocupaba el tercer lugar (de un total de 139 países) en el Índice de competitividad global del Foro Económico Mundial, índice en el que por otra parte ocupó el primer lugar en la categoría de “potenciadores de eficiencia”, una medida económica que refleja el valor añadido a las materias primas. En 2014, Singapur ocupaba la novena posición en el Índice de desarrollo humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, frente a la vigésimo-quinta en 2005. Ocupaba esta misma posición en la encuesta de calidad de vida de Mercer en 2014 y consistentemente ha estado por delante de las cuatro ciudades principales de Japón y Hong Kong. En el Índice de ciudades verdes de Siemens de 2014, Singapur ocupaba el primer lugar de las 22 ciudades evaluadas en Asia, con una puntuación superior a la media en los ocho sub-categorías del índice y muy por encima del promedio en dos categorías: los residuos y el agua.[2]

Singapur es responsable de cerca del 0,14 % de las emisiones globales de gases de efecto invernadero y es una de las partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. La nación mantiene una completa base de datos en línea de indicadores de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, incluidas las emisiones de dióxido de carbono, así como porcentajes de superficies forestales, áreas protegidas y de especies amenazadas y en peligro de extinción. Singapur mantiene un Red Data Book (Libro de datos rojos) nacional de las plantas y los animales, que se utiliza como base para medir los cambios en su estado.

¿Qué hizo que estas políticas fueran posibles?

Una fuerte voluntad política, la adhesión al estado de derecho, y la minimización de la corrupción han sido postulados fundamentales de la filosofía y el desarrollo de Singapur. Aunque algunos consideran a la estabilidad política a largo plazo de la ciudad-Estado como autoritaria, otros lo ven como la base necesaria para una alta y sostenida calidad de vida. La relativa prosperidad ha creado un bucle de retroalimentación positiva que facilita el cuidado del medio ambiente. Durante 50 años de independencia, la sostenibilidad del medio ambiente ha pasado de ser la visión personal de unos cuantos líderes gubernamentales a estar arraigado en todas las políticas nacionales sobre los usos del suelo, el agua y la vegetación.

El enfoque adoptado por Singapur se deriva de la fuerte dirección del Parlamento, así como de la fuerte demanda pública de unos servicios de alta calidad. La estructura de gobierno ayuda a que la aplicación de políticas más eficientes, con un gran número de organismos oficiales (como la junta de servicios públicos, la junta de desarrollo de vivienda y la junta nacional de parques). Operan con un personal altamente capacitado, reciben fondos suficientes, están respaldados por fuertes modelos de negocio y el compromiso nacional de lucha contra la corrupción, e informan a los ministerios igualmente dotados de recursos.

Se fomenta la retroalimentación del público. Durante el proceso de planificación (Concept Plan), se forman comités y subcomités que, o bien incluyen organizaciones no gubernamentales y sus representantes tienen la tarea o se les solicita asesoramiento. Aunque no exista una ley que obligue a la evaluación del impacto ambiental, la asignación de tierras no se puede completar sin su debida consideración. Dichas estudios de impacto ambiental completos se hacen públicos, y existe una creciente tendencia a consultar a las organizaciones civiles y ecologistas antes del desarrollo.

Dimensiones sociales

Los aspectos sociales incluyen el diseño urbano modular de los municipios de Singapur, cada cual con su consejo de administración municipal. La sociedad es multicultural y multilingüe, con cuatro lenguas oficiales (malayo, inglés, mandarín y tamil). La integración social existe en lo que a la vivienda y al sistema educativo se refiere. En tanto que igualador social, todos los parques públicos tienen entrada gratuita, incluyendo el jardín botánico de Singapur, que atrae a más de 4 millones de visitantes al año; las excepciones incluyen atracciones específicas, tales como la galería nacional de orquídeas o las cúpulas interiores y super-árboles en los jardines de la bahía.

Todas las agencias gubernamentales tienen canales de retroalimentación pública, y la velocidad y la eficiencia en su gestión están incorporadas en los procedimientos operativos estándar. Durante muchos años, las agencias gubernamentales han practicado una política de “no es la puerta equivocada” en la que se requiere a todo servidor público el tratar de hacer frente a la retroalimentación pública y es responsable de asegurar que la consulta se transmite correctamente y sea completada. Una oficina de servicios municipales trabaja con agencias gubernamentales clave para mejorar la gestión de la información y la atención al cliente para seis servicios municipales básicos.

Singapur se esfuerza por innovar siempre que sea posible y es líder en el desarrollo de la vegetación sobre los edificios. Desde 1992, se han establecido siete vías circulares que suman  300 kilómetros de red de conexión de parques (Park Connector Network) para facilitar la circulación de peatones y ciclistas entre los distintos parques. La red sigue creciendo y le seguirá la construcción de una ruta  que rodea la totalidad de la ciudad-estado (la Round Island Route).

En 2005, la junta nacional de parques inició un movimiento nacional de jardinería (Community in Bloom) formado por más de 400 grupos de ciudadanos que pretende servir de unión entre los residentes. Una iniciativa de “comunidad en la naturaleza” (Community in Nature) tiene como objetivo conseguir el apoyo adicional de los amantes de la naturaleza, fotógrafos y científicos ciudadanos. Singapore Botanic Gardens y las cuatro reservas naturales dependen en gran medida de los guías y guardias voluntarios para su exitosa gestión y difusión pública. Cualquier niño o niña en el sistema educativo de Singapur puede esperar visitar una reserva natural, los jardines botánicos, o un importante parque público al menos una vez, y por lo general varias veces, en el curso del plan de estudios, así como tener actividades extra-curriculares ligadas a los mismos.

Escalabilidad, replicabilidad y lecciones aprendidas

Singapur es un caso particular al tratarse de una ciudad-Estado y es notable por su ubicación cerca del ecuador. La replicabilidad no puede ocurrir por tanto en el país dado que no existen otras ciudades dentro de su jurisdicción. La escala puede medirse ya sea por replicación a través de los municipios o por repetidos ejemplos de implementación a nivel nacional, sector por sector. Los diversos municipios se esfuerzan para desarrollar prácticas comunes, y el pequeño tamaño de Singapur facilita la implementación a nivel nacional de los sistemas individuales. Sin embargo, es probable que aumenten los retos para la sostenibilidad debido al aumento de la población dentro de una superficie limitada, los cambios en la oferta de trabajo, la dependencia de las importaciones (en particular de alimentos), los cambios económicos globales, eventos naturales como el fenómeno de El Niño y el continuo cambio climático. No será posible dar por sentado la sostenibilidad.

Singapur tiene circunstancias únicas, incluyendo la falta de acceso a fuentes de energía renovables nacionales, como la solar (a causa de la cobertura de nubes), la mareomotriz (debido a la baja amplitud de las mareas), la eólica (velocidad del viento promedio bajo), y la geotérmica. La falta de un territorio interior significativo requiere la importación de alimentos, así como la dependencia económica del comercio, los servicios y los enlaces de transporte internacional. Singapur depende altamente de la navegación y la aviación; junto con un alto nivel educativo y el uso de inglés, ello contribuye a una potente proyección internacional.

Más allá de la posible escalabilidad dentro de Singapur, la replicación de las ideas de Singapur se produce en el extranjero. China ha tenido mucho interés en tomar lecciones de la exitosa modernización de Singapur. Por ejemplo, China ha adaptado las fórmulas de Singapur en términos de gestión del agua y los residuos, el transporte integrado, la vivienda pública, y la distribución de espacios verdes recreativos en la planificación de la eco-ciudad de Tianjin, un importante desarrollo urbano fuera de Beijing. China y Singapur también están colaborando en el diseño de la ciudad del conocimiento de Guangzhou, una ciudad sostenible de 6.000 km² para las industrias basadas en el conocimiento, que incorporará conectores verdes y fuentes de agua, así como zonas residenciales, comerciales y áreas recreativas integradas en torno a un modelo orientado al transporte.

Geoffrey Davison es director adjunto de la rama terrestre del National Biodiversity Centre de la National Parks Board de Singapur
Ang Wei Ping es director adjunto de la división de políticas y planeamiento de la National Parks Board de Singapur
FOTO PANORÁMICA: El Festival de la Biodiversidad de Singapur atrajo a 27.000 personas en una semana (National Parks Board) ©

Notas
[1] Datos extraídos del Departamento de Estadísticas de Singapur, www.singstat.gov.sg, consultado el 15 de noviembre de 2015.

[2] World Economic Forum, The Global Competitiveness Report 2010-2011 (Davos, Switzerland: 2015), 15-16; United Nations Development Programme, World Development Report 2014: Work for Human Development (New York: 2015), 160; Mercer LLC, “2014 Quality Of Living Worldwide City Rankings – Mercer Survey” nota de prensa (New York: February 19, 2014); Siemens AG, Asian Green City Index (Múnich: 2011), 10.

 

Leave a reply