Friburgo, Alemania

Friburgo, Alemania
Datos básicos [1]
Población: 222.203 habitantes
Superficie: 153 kilómetros cuadrados
Densidad : 4.800 habitantes por km²

Pionero del desarrollo urbano inclusivo y sostenible

Por Simone Ariane Pflaum

El desarrollo sostenible tiene una larga tradición en Friburgo, una ciudad universitaria de la región de la Selva Negra, al suroeste de Alemania. En la década de los setenta fue escenario de un fuerte movimiento antinuclear  contra la construcción de una central en el cercano municipio de Wyhl. La siguiente década, el Ayuntamiento de la ciudad de Friburgo adoptó una decisión histórica para desviar el tráfico de automóviles del centro de la ciudad y ofrecer en su lugar alternativas de transporte público, una decisión a contracorriente del sistema establecido. Hoy en día, Friburgo tiene en una extensa red de tránsito, con una parada de tranvía o autobús a no más de 300 metros de cualquier residencia. La introducción de un billete de transporte público respetuoso con el medio ambiente (Umweltkarte) en 1982 fue el primer paso hacia el desarrollo de un billete intermodal regional (Regiokarte).

Friburgo es signataria de la Carta de Aalborg de 1994, una iniciativa de sostenibilidad ambiental urbana inspirada por la Agenda Local 21 de la Cumbre de Río, que recibe actualmente el apoyo de más de 3.000 gobiernos locales. Cuando Friburgo firmó los Compromisos de Aalborg en 2006 reiteró su compromiso político con el desarrollo sostenible basado en 12 áreas de política global, cada uno con 5 objetivos estratégicos. Estos fueron desarrollados en un proceso participativo por el Consejo de Sostenibilidad de Friburgo y aprobados por el Consejo de la Ciudad en 2009 como la base de toda acción política. En reconocimiento de este compromiso, Friburgo se convirtió en la primera gran ciudad en recibir el Premio Alemán de Sostenibilidad en 2012.

Por invitación del Consejo del Gobierno Alemán para el Desarrollo Sostenible, el alcalde de Friburgo, Dieter Salomon, actúa como uno de los 20 miembros fundadores de Diálogo de Alcaldes por una Ciudad Sostenible. Su trabajo ha incluido declaraciones sobre los “principios estratégicos para el desarrollo sostenible de los municipios”, así como un folleto que detalla el papel de las ciudades para asegurar el éxito de la política de Energiewende (transición energética) de Alemania.[4]

Líder en sostenibilidad

Para fortalecer el perfil de sostenibilidad de Friburgo, se creó a principios de 2011 la Oficina de Gestión de la Sostenibilidad, como unidad de la coordinación y orientación, que depende directamente del alcalde. Entre sus tareas figura el situar la sostenibilidad como tema transversal en las políticas municipales, crear un enfoque integrado de la gestión de la sostenibilidad y coordinar las actividades de los diversos actores urbanos de diferentes temáticas y estructuras organizativas. También se creó un grupo de trabajo sobre sostenibilidad dentro de la administración municipal para ayudar a fijar el rumbo político, servir como multiplicador entre los distintos departamentos y oficinas del ayuntamiento, y compartir información relevante a través de las estructuras administrativas.[5]

La sostenibilidad no puede implantarse y desarrollarse sin ciudadanos comprometidos. El Comité de Sostenibilidad de Friburgo, un panel de 40 expertos procedentes de los ámbitos de la política, la ciencia, la economía y la sociedad civil, pretende poner de manifiesto la diversidad de intereses. Presidido por el alcalde, el comité asesora al Ayuntamiento y recomienda modos de implementar los 60 objetivos de sostenibilidad de Friburgo.

En Friburgo, la sostenibilidad se entiende como un concepto más allá de las preocupaciones ambientales y climáticas e incluye otros asuntos  como los sociales, la educación, la cultura y una política fiscal generacionalmente equitativa. La sostenibilidad se considera una tarea transversal que requiere una acción política y administrativa integrada para enfrentar desafíos complejos y diversos, y para permitir la cooperación entre los diferentes actores urbanos. En el día a día del gobierno de la ciudad, las exigencias de sostenibilidad demandan que se reconozca y se tenga en cuenta en una etapa temprana el cambio social, ecológico y económico con un enfoque integral.

Friburgo convirtió las 10 áreas de política de los Compromisos de Aalborg en 12 políticas generales, cada una con cinco metas de igual importancia, lo que resulta en un conjunto de 60 objetivos de sostenibilidad. En 2012 el Ayuntamiento acordó dar prioridad a cinco ámbitos de actuación: educación, justicia social, clima y energía, movilidad y transporte, y planificación /desarrollo urbano. El plan de acción municipal prevé la ejecución participativa de los objetivos de sostenibilidad y un desarrollo orientado al impacto, paso a paso, de un sistema de información integral basado en indicadores para medir el desarrollo sostenible local.

En diciembre de 2014, Friburgo decidió introducir un sistema combinado de información financiera y de sostenibilidad, único en toda Alemania, que se aplicó en el presupuesto 2015-16. Esto permite a la ciudad medir el grado de logro de sus objetivos de sostenibilidad a través de una serie de indicadores monetarios y cualitativos. Los decisores políticos pueden dirigir los recursos disponibles para apoyar la justicia generacional y objetivos a largo plazo, pero también son conscientes de los límites de la acción municipal en torno a la sostenibilidad. La base de las políticas orientadas a resultados es un seguimiento mejorado  en todos los departamentos de la ciudad.[2]

Piedras angulares del desarrollo sostenible en Friburgo

Entre los diferentes retos a los que se enfrenta Friburgo figura la cuestión de cómo asegurar los servicios municipales frente a unos costes crecientes. Otras cuestiones importantes son los cambios demográficos, la mitigación y adaptación al cambio climático, las implicaciones del desarrollo tecnológico para la infraestructura municipal, el desafío de una ciudad en crecimiento y sus retos sociales (incluyendo la provisión de una vivienda digna), y la integración de un número creciente de refugiados. La forma de afrontar estos retos se basa en las siguientes cinco prioridades de desarrollo sostenible:

Educación para el desarrollo sostenible y el aprendizaje permanente

El acceso equitativo a la educación y el aprendizaje permanente es la clave para que los niños y adultos participen en la acción a favor de la sostenibilidad. Bajo la iniciativa del aprendizaje permanente en Friburgo (o LEIF), el gobierno de la ciudad estableció un fondo para fortalecer la educación en sostenibilidad.

El programa de educación en sostenibilidad ambiental de Friburgo, llamado Hoja de trébol,  se propone impartir líneas de pensamiento y acción preventivas e interdisciplinares como base de un estilo de vida sostenible para todos los ciudadanos. El programa abarca cuestiones clave como la energía, los alimentos, el transporte y el consumo a partir de cuatro dimensiones de la sostenibilidad: protección del medio ambiente, desarrollo económico sostenible, justicia social y cultura. Al reunir a diversos grupos de interés se arroja luz sobre los principales problemas desde diferentes perspectivas. En 2011, la Comisión alemana para la UNESCO reconoció a Friburgo por su enfoque como “Ciudad de la Década Mundial de la Educación para el Desarrollo Sostenible”.

Justicia social y vivienda accesible

Friburgo tiene un atractivo considerable para muchas personas. Con una edad media de los residentes de 40,4 años, cuenta con una de las poblaciones urbanas más jóvenes de Alemania y es una de las ciudades de más rápido crecimiento del país. Sin embargo, la vivienda escasea, los alquileres están en alza y la demanda de vivienda asequible es cada vez mayor. Los residentes de menores ingresos corren el peligro de ser desplazados, lo que causaría un mayor aumento de los precios, segregación social y emigración de las familias. Para hacer frente a este desafío, el Ayuntamiento aprobó un programa en 2013 que contempla la construcción de 1.000 nuevas viviendas cada año. El reto para el equipo municipal es identificar áreas donde poder construir en un entorno en el que el espacio disponible es limitado y hay una gran afluencia de refugiados.

La inclusión social forma parte de una sociedad sostenible, y ello remite a cuestiones tales como la educación, el empleo, las comunicaciones, la autodeterminación, la salud y la rehabilitación, la movilidad, el desarrollo urbano y la vivienda, el ocio y la cultura. La ciudad ha desarrollado el Plan de acción para un Friburgo inclusivo,  que cumple dos funciones: asegurar que las iniciativas existentes pueden continuar desarrollándose a largo plazo, y permitir fijar prioridades para hacer frente a nuevos retos y remodelar la infraestructura existente de forma adecuada..[3]

Clima y energía: un municipio neutral para el clima de emisiones cero

Friburgo se está adaptando rápidamente a sus objetivos climáticos, a pesar del continuo aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero en todo el mundo. El Ayuntamiento votó por unanimidad en 2014 reducir a la mitad las emisiones de la ciudad para el año 2030 (respecto a 1992) y alcanzar emisiones cero de carbono en 2050.[4]

Teniendo en cuenta que alrededor de un tercio de la demanda energética alemana procede del sector de edificación, aumentar la eficiencia energética de los edificios constituye un paso importante para reducir las emisiones. Con el fin de reducir el consumo energético de los edificios de forma drástica y duradera, Friburgo utiliza  dos estrategias: promover la actualización energética en los edificios existentes y establecer unos estándares energéticos muy exigentes en la edificación nueva.

Los requisitos de eficiencia energética para los nuevos edificios residenciales de Friburgo −Effizenzhaus Estándar 55− es considerablemente más ambiciosa que la norma nacional alemán, ya que establece la demanda de energía primaria máxima permisible en un 55% de los valores estándar establecidos por el decreto federal de eficiencia energética y fija los máximos de pérdida de calor en la transmisión en un 70% del valor nacional.  Los edificios comerciales utilizados principalmente como oficinas están sujetos al Effizenzhaus Estándar 70 de Friburgo, que supera el estándar federal en un 30%.

El análisis del ciclo de vida a largo plazo para los edificios residenciales requiere combinar los objetivos de vivienda socialmente equitativa con una perspectiva ecológica. En 2011 Freiburger Stadtbau, la empresa municipal de la vivienda de la ciudad, completó la primera actualización energética del mundo en un entorno de fuerte aumento del consumo residencial desde los años sesenta, y cumpliendo así un estándar de  “vivienda pasiva”. El proyecto Buggi 50, implantado en un barrio de diversidad étnica en el oeste de Friburgo, fue elogiado a nivel nacional por su positivo impacto ecológico y económico, así como por  su enfoque inclusivo y participativo. El concepto social subyacente en el término Wohnverwandtschaften (“conocidos que viven cerca”) se fomentó entre los futuros residentes, a quienes se animó a conocer y a participar en la planificación antes de mudarse. Como resultado, se pusieron de acuerdo en tener apartamentos más pequeños, instalaciones comunes (como zona deportiva al aire libre para mayores), conserje que actuaría como persona de contacto y actividades en cada piso para facilitar la vida comunitaria.[5]

Otra solución inteligente en Friburgo es el desarrollo del parque industrial verde de la ciudad. El área, conocida como la zona industrial norte (IG Nord), acoge 300 empresas industriales, comerciales y de servicios que dan empleo a unas 15.000 personas y que han liderado el concepto “Friburgo Ciudad Verde”. El área también acoge centros científicos e institutos de investigación, como la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Friburgo, los Institutos Fraunhofer, el Parque de Biotecnología y el Instituto Max Planck de Inmunobiología. En una iniciativa conjunta del Ayuntamiento, empresas privadas y organizaciones de investigación locales, IG Norte se está transformando en el Parque Industrial  Verde de uso eficiente de recursos, financiado en parte por la Iniciativa Nacional de Protección del Clima.[6]

Movilidad: Ciudad de distancias cortas

Desde el principio, Friburgo se alejó de una política de transporte basada en el automóvil. Ya en 1979, la ciudad dio prioridad a formas de transporte ecológico en su Política General de Transporte Urbano. El documento general de la ciudad sobre tráfico urbano de 1989 adoptó como uno de sus principales objetivos “de evitación de tráfico”, en particular del transporte individual motorizado. Se comprometió a hacerlo a través de una política de transporte y desarrollo urbano coordinado, basado en la noción de “ciudad de distancias cortas”. Estos objetivos fueron reafirmados con la adopción del Plan de Desarrollo del Transporte VEP 2020 en 2008, que se centra en la expansión de redes de tranvía y carril de bicicletas, así como en cuestiones de accesibilidad e integración intermodal de distintos transportes.[7]

Vecindarios urbanos atractivos con alta calidad de vida: el ejemplo de Vauban

Tras el final de la Guerra Fría, cuando las fuerzas militares francesas dejaron sus barracones en Friburgo en 1989, la ciudad decidió dedicar el área a nuevos usos. Vauban, un área de 41 hectáreas cerca del centro de la ciudad, fue reconvertida en un barrio atractivo para 5.500 personas, ideal para las familias, caracterizada por  la participación activa de los ciudadanos, la construcción de comunidad, y de un estilo de vida respetuoso con el medio ambiente.

La construcción de baja energía de edificios es obligatoria en Vauban. Para la mayoría de los hogares, la construcción de “casas pasivas” y el uso de la tecnología solar son estándar, y algunas casas son incluso productores netos de energía. Los techos verdes ayudan con la recogida de aguas pluviales, y hay espacios verdes entre las hileras de casas, lo que proporciona un buen microclima y sirven como zonas de juegos para niños. En Vauban ha emergido una infraestructura social  que consiste en un jardín de infancia, una  escuela e instalaciones juveniles, así como un lugar de encuentro cívico, el mercado y áreas de ocio y juego.

Como muchas partes de la ciudad, Vauban utiliza “calmar el tráfico” (en general, el 90% de los residentes de Friburgo viven en áreas donde las carreteras tienen un límite de velocidad de 30 kilómetros por hora o menos). Una gran proporción de hogares no posee automóvil, y los residentes que disponen de un vehículo privado lo aparcar en uno de los dos garajes comunitarios que existen. Desde 2006, Vauban es accesible a través del sistema de tren ligero municipal.  Muchos residentes han decidido renunciar a poseer un  automóvil, usando en su lugar el transporte público y la bicicleta.

Perspectiva

En 2014, Friburgo comenzó a desarrollar un nuevo instrumento de planificación del desarrollo urbano, conocido como plan a largo plazo de Friburgo. Se llevaron a cabo extensos diálogos tanto dentro de la administración municipal como con los ciudadanos para discutir la dirección de desarrollo urbano de la ciudad, cómo enfrentar los desafíos, y cómo una ciudad puede crecer al tiempo que mantener su atractivo.  A través de la creación de un plan maestro urbano informal, los resultados de los diálogos se proponen  guiar el desarrollo urbano de Friburgo durante el próximo día 15 años. El objetivo es satisfacer la creciente demanda de viviendas manteniendo y mejorando la calidad de los espacios abiertos de Friburgo. La ciudad está comprometida con un enfoque que vincula estos dos objetivos en lugar de considerarlos incompatibles. Además de los problemas de uso del territorio, desempeñarán un papel importante las cuestiones relativas a la energía, la movilidad, la biodiversidad y la inclusión social jugarán. La iniciativa de planificación se someterá a un ejercicio de evaluación global de sostenibilidad.

Simone Ariane Pflaum es directora de gestión de la sostenibilidad para la ciudad de Friburgo.
FOTO PANORÁMICA: Friburgo en invierno, con la catedral en el centro (FWTM/Rach) ©

Notas

[1] Datos de la ciudad de Friburgo: Oficina de Servicios al Ciudadano y Procesamiento de la Información, Statistisches Jahrbuch 2015 (Friburgo: noviembre 2015).

[2] Ciudad de Friburgo, “G-13/147: Gestión de la sostenibilidad, en: a) el control del proceso de desarrollo sostenible municipal y el desarrollo de planes de acción b) la vinculación de nueva Ley de Presupuesto Municipal y la sostenibilidad Objetivo: Productos clave”.
[3] Ciudad de Friburgo, “G-15/126: Plan de acción para un Friburgo inclusivo 2015/2016”.
[4]Ciudad de Friburgo, ” G-14/047:  Estabilidad climática durante los años 2010 y 2011 y actualización del concepto de protección del clima (objetivos de protección del clima , del derecho de concesión y el plan de acción de la administración).
[5] Freiburger Stadtbau, “Proyecto insignia de la construcción sostenible,” nota de prensa (Friburgo: 21 abril, 2007).
[6] Ciudad de Friburgo, “G-15/009: Protección del clima en el sector industrial. Presentación del concepto del clima para la Industria del Parque Verde de Friburgo”.
[7] Ciudad de Friburgo, “G-08/031: Plan de Desarrollo de Transporte ( VEP ) 2020 – Aprobación del informe final con el programa de metas, prioridades y medidas”.

Leave a reply