Ahmedabad y Pune, India

Ahmedabad y Pune, India
Datos básicos [1]
Población: 5,6 millones
Superficie: 466 km²
Densidad: 11.950 habitantes por km²

Un salto cualitativo hacia la sostenibilidad urbana: desafíos y oportunidades para la India

Por Kartikeya Sarabhai, Madhavi Joshi y Sanskriti Menon

En 2011 los 377 millones de residentes urbanos de la India representaban alrededor de 32% de la población del país. Sin embargo, el número de habitantes urbanos podría incrementarse a 900 millones en 2050. Es crucial que en este previsible crecimiento urbano no se siga la vía tradicional de desarrollo intensiva en carbono. Mientras que muchas de las ciudades indias todavía están viviendo la modernización, el país tiene una oportunidad de dar un salto cualitativo hacia la sostenibilidad si logra integrar lo tradicional con lo novedoso y las buenas prácticas nacionales con las internacionales.[2]

La mayor parte de la infraestructura necesaria para asentar a esta población urbana en alza, al igual que para cubrir las necesidades de la actual población urbana pobre que todavía carece de los servicios e infraestructuras mínimas, está por construirse. En este momento, India cuenta con un promedio estimado de 13 automóviles por cada 1.000 habitantes en las grandes ciudades, comparado con alrededor de 450 automóviles por cada 1.000 habitantes en los países desarrollados. A medida que aumentan los niveles de ingreso, y si las tendencias actuales continúan, el peso sobre las ya congestionadas carreteras indias será enorme. También hace falta vivienda para un 17,4% de los hogares urbanos que habitan en asentamientos de chabolas y para los nuevos migrantes y en general para la creciente población. Estas presiones son significativas, pero se las puede ver como oportunidades para construir ciudades sostenibles más que como vías para modernizar ciudades que ya tienen construida la mayor parte de su infraestructura.[3]

El reto de dar un salto cualitativo supone ser capaces de construir ciudades del futuro aprendiendo de las ciudades existentes, sin imitar modelos que son inherentemente insostenibles. Esto supone darse cuenta de que los hábitats urbanos que se están construyendo actualmente pertenecen a una era tecnológica muy diferente de aquellos construidos anteriormente. Las aplicaciones de internet están cambiando rápidamente la forma en que la gente compra, aprende, hace negocios, transfiere su dinero, interactúa socialmente y accede a música y entretenimiento. En la búsqueda de soluciones sostenibles también resulta relevante mirar las respuestas tradicionales. Las soluciones son específicas de cada contexto y cada cultura, de modo que lo que puede ser adecuado en un lugar puede no serlo o no funcionar en otro. El reto de dar un salto cualitativo significa ser capaz de analizar un problema, buscar o innovar con alternativas y elegir la solución adecuada para una situación particular.

En 2015 el Gobierno de la India lanzó tres programas clave para mejorar las infraestructuras físicas, institucionales, sociales y económicas de las ciudades y mejorar la calidad de vida. La Smart Cities Mission persigue desarrollar 100 smart cities como ciudades satélite de grandes áreas urbanas y modernizar ciudades de mediano tamaño para 2020. Complementa la Atal Mission para el rejuvenecimiento y la transformación urbana, que se centra en proyectos en áreas de agua y saneamiento, zonas verdes y espacios abiertos, y medios de transporte no contaminantes (transporte público, bicicleta o a pie). El tercer proyecto, la iniciativa urbana Housing for All (Vivienda para todos) tiene como objetivo abordar la escasez de vivienda con la edificación de 20 millones de unidades habitacionales durante el periodo 2015-2022 a través de la rehabilitación de los asentamientos de chabolas, programas de crédito y subvenciones para la construcción o mejora de las unidades habitacionales y el desarrollo de vivienda accesible.[4]

Las ciudades de Ahmedabad y Pune, en el oeste de India, ofrecen un caso del contexto, esfuerzo y retos necesarios para asegurar que la transformación de la India urbana sea social y ambientalmente sensata. Situadas cerca de Mumbai, la cuidad india más poblada, ambas ciudades son –e históricamente han sido− importantes asentamientos urbanos. También figuran entre las primeras 20 ciudades que recibirán fondos bajo el proyecto Smart Cities Mission.

Lecciones de sostenibilidad desde un trazado urbano tradicional

Ahmedabad y Pune cuentan con cascos históricos, una ciudad moderna que se ha desarrollado en torno a ellos y barrios emergentes suburbanos y periurbanos. El centro de la ciudad está densamente poblado y se caracteriza por la integración de lugares de trabajo y de residencia, calles estrechas, casas o edificios con patios interiores, espacios y sistemas para la recogida de agua, el uso de materiales de construcción locales y el diseño de edificios adaptado a las condiciones climáticas del área. Las calles, tejados y patios están diseñados para facilitar las interacciones comunitarias y las celebraciones. Como tal, muchas ciudades históricas son buenos ejemplos de ecosistemas urbanos que integran aspectos sociales, culturales, económicos y ambientales, lo que proporciona lecciones relevantes para la sostenibilidad en el contexto actual.

Estos elementos históricos, culturales, estéticos, económicos y comunitarios son cualidades perdurables que convierte a las ciudades en espacios vivibles, rasgo que será importantes en las ciudades del futuro. Desafortunadamente, por lo general estos trazados urbanos se destruyen con las iniciativas de “modernización” del casco histórico, como la ampliación de carreteras para solucionar los embotellamientos de tráfico que atraviesan barrios aún no motorizados, o se arrasa con edificios antiguos, se acumulan los solares y “revitalizan” las actividades económicas, a menudo en una búsqueda de beneficios derivados del alto valor del suelo.

El reto no es solo preservar la identidad y habitabilidad de los cascos históricos, sino también reconocer su relevancia en un contexto en que es necesario un “salto cualitativo”. Innovaciones como proyectos para el uso de la bicicleta o de transporte compartido (como los servicios de taxis bajo demanda o servicios de rickshaw sin conductor), combinado con tasas por circulación/embotellamiento pueden ayudar a enfrentar los problemas de tráfico mientras que se mantienen unas calles disponibles para el tránsito a pie o en bicicleta. Una mezcla de conservación, renovación y sustitución de edificios puede ayudar a mantener la trama construida.

Los ayuntamientos y planificadores urbanos necesitan reconocer el nuevo urbanismo y los principios de sostenibilidad que representan los centros urbanos y evaluarlos en el contexto actual con el objetivo de ampliarlos a otras partes de la ciudad. Un salto cualitativo implicaría revisitar conceptos de planeamiento urbano y zonificación.

Tránsito rápido de autobús

Desde la aparición del carril bus en India en 2004-05 al menos 13 ciudades en todo el mundo, incluyendo Ahmedabad y Pune, han desarrollado o están desarrollando sistemas de tránsito rápido. Pune fue la primera ciudad del país en implementar un proyecto piloto de carril bus, que cubre 16,2 km, con el apoyo del Ministerio de desarrollo urbano. Utilizando lo aprendido en el proyecto piloto, se lanzó en 2015 en Pune y Pimpri Chinchwad un nuevo sistema de carril bus Rainbow, con tres corredores que suman 30 km. de carriles exclusivos para los autobuses que transportan a más de 100.000 personas al día. Los primeros meses de operación registraron un 12% de aumento en el uso del autobús. Se están construyendo tres corredores más, y la futura red propuesta se extendería unos 147 km a través de las dos ciudades. El carril bus Rainbow recibió reconocimiento en 2015 con los Premios de movilidad sostenible de Volvo por su “contribución sobresaliente a la movilidad sostenible”.[5]

El sistema Janmarg de Ahmedabad, que comenzó a funcionar en 2008 con un corredor piloto de 12 km, hoy presume de disponer de un anillo radial de 82 km que recibe un tránsito diario de 130.000 pasajeros, y ha obtenido premios nacionales e internacionales, incluyendo el del Gobierno de la India, el proyecto de Mejor transporte colectivo en 2009, el Premio de transporte sostenible en 2010 y el Premio momento de cambio de la ONU en 2012.[6]

 Bazares y calles para la gente

Ahmedabad y Pune celebran el color y los múltiples usos de las vibrantes calles y espacios públicos. Como muchas ciudades de países en desarrollo, ambas cuentan con un nutrido sector informal. Gran parte de la fuerza de trabajo informal y autoempleada trabaja en casa o al aire libre en espacios abiertos (como los vendedores ambulantes, comerciales y chatarreros).

El bazar Gujri de Ahmedabad, un mercado único y centenario, que acoge a unos 1.200 comerciantes (de los cuales muchos son mujeres), y más de 20.000 personas dependen del mercado para elaborar, transportar y vender sus bienes. Cuando un proyecto de remodelación para el área consideró la reubicación o eliminación de los vendedores callejeros del bazar, surgió una solución más sostenible y los vendedores fueron incorporados en la nueva propuesta de rediseño, ayudando a mejorar su organización y concienciación y a proteger sus medios de subsistencia.

Las calles de los barrios y las áreas multiuso se destinan no solo al transporte, sino también a actividades como caminar y montar en bicicleta, la venta y los pequeños negocios, las procesiones y festivales, partidos de cricket y encuentros en torno a una taza de té de un vendedor callejero. A medida que aumenta la densidad de usos –especialmente del tráfico motorizado−, emergen conflictos y tensiones en torno al uso del precioso espacio urbano.

Una forma de conjugar estas distintas necesidades es a través de procesos de diseño participativo adecuados al contexto local. Tanto en Ahmedabad como en Pune los colegios de arquitectos, el Centre for Environment Education (CEE, Centro de Educación Ambiental), la Sustainable Urban Mobility Network (Red de movilidad urbana sostenible) y otros socios están llevando a cabo procesos como “Calles para la gente”, que busca crear espacios de debate democrático al tiempo que diseñar espacios físicos que cubran las necesidades de los diversos grupos sociales. Los vendedores callejeros han entrado también en el mundo virtual: la aplicación Street Saathi para aparatos móviles, por ejemplo, guía a los usuarios hasta los puestos de los vendedores más cercanos de deliciosos alimentos y otros productos.[7]

La vitalidad y vibrante cotidianidad de los espacios barriales puede permanecer intacta si logra capturarse su espíritu a través de procesos de desarrollo formales de la ciudad que integren al sector informal. La ley sobre vendedores ambulantes, aprobada en 2014, reconoce la venta ambulante como medio de subsistencia y solicita a los gobiernos locales que creen zonas de venta. Las ciudades necesitan proteger conscientemente el derecho a ganarse la vida y promover un ambiente de trabajo seguro para todos, especialmente las mujeres, como se reconoce en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Gobierno participativo

Con una democracia de más de 65 años, India tiene una gran riqueza de experiencias en las luchas y movilizaciones populares y de movimientos sociales en ámbitos como los de vivienda, medios de vida, residuos y transporte, al igual que en la elaboración de legislación en iniciativas positivas como la Ley de derecho a la información. Sin embargo, dada la complejidad de asuntos cívicos, las necesidades no cubiertas de los grupos marginados y las variadas escalas y espectro de las decisiones necesarias, hacen falta nuevos métodos de gobierno participativo que sean culturalmente apropiados y a la vez aborden retos como el analfabetismo y una sociedad altamente diversa. La combinación de plataformas con asambleas ciudadanas y otros foros deliberativos son algunas de las innovaciones que se están utilizando en otros lugares.

Desde 2006 la Pune Municipal Corporation (PMC, Corporación municipal de Pune) ha implementado un proceso anual de presupuestos participativos al que los ciudadanos pueden remitir sus sugerencias online o utilizando una solicitud en papel. A lo largo de los años al menos el 1 o 2% del gasto total de la ciudad se ha asignado de esta forma, que incluye las sugerencias de los pobres. Más de 800 proyectos de mejora barrial fueron aceptados en la sección de presupuesto ciudadano del documento presupuestario de la PMC para 2015-16, que incluye rehabilitación de caminos peatonales, trabajos de saneamiento y la instalación de bancos, baños, señalización y plataformas para vendedores. Sin embargo, todavía queda mucho por mejorar en cuanto a la escala y la calidad de la participación, el seguimiento de las sugerencias de la ciudadanía y la diseminación de información sobre los proyectos a todas las escalas.[8]

A principios de 2016 la PMC facilitó a la ciudadanía el acceso a información presupuestaria al simplificar las cuentas del presupuesto y subirlas a internet. La base de datos WISE (Ward Infrastructure, Services and Environment) y el índice WISE, desarrollados por la PMC y CEE categoriza y ordena en un ranking los distritos de la ciudad utilizando 26 indicadores relacionales con servicios municipales, población y área geográfica. El objetivo es asignar parte de los fondos de la ciudad a los distritos incluidos en el índice, donde las áreas con menor desarrollo reciben más fondos. Esta información puede entonces utilizarse en las deliberaciones públicas organizadas tanto por la municipalidad como por la sociedad civil, contribuyendo así a aumentar la transparencia y la rendición de cuentas.[9]

Residuos y reciclaje

En India las corporaciones municipales tienen el mandato de proveer los servicios de gestión de residuos en las ciudades. Sin embargo, la gestión de residuos sólidos, tanto en Pune como en Ahmedabad, se ha reforzado debido a la formación de asociaciones de recolectores de basura. La asociación de mujeres autoempleadas (SEWA, por sus siglas en inglés) en Ahmedabad y Kagad Kach Patra Kashtakari Panchayat (KKPKP) en Pune han trabajado para establecer y defender el estatus de los y las recolectores de basura como trabajadores, su papel crucial en la gestión de residuos sólidos en la ciudad y su contribución al medio ambiente.

El KKPKP ha negociado con éxito con el Ayuntamiento de Pune para integrar a los recolectores de residuos en la recogida de basuras domésticas en los domicilios. SWaCH (Solid Waste Collection and Handling) [Recogida de Residuos Sólidos y su Gestión], una organización formal creada por el Ayuntamiento, es una cooperativa participada en su totalidad por los trabajadores de recogida de basura autoempleados y otros grupos formados por los pobres urbanos como una “alianza público-privada a favor de los pobres” que proporciona a los residentes los servicios de gestión de residuos de principio a fin. Todas las partes se benefician de este proceso: la ciudad está más limpia, las viviendas y las empresas reciben un servicio de recogida de basuras, los materiales se reciclan o procesan (con menores impactos ambientales y menores costes económicos porque se realiza de forma descentralizada) y la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores.

En Ahmedabad, el gobierno municipal (Corporación de Ahmedabad, AMC por sus siglas en inglés) ha desarrollado tanto un Plan de gestión de residuos sólidos como una Estrategia de cero residuos. Los esfuerzos concertados de recogida de basura de la ciudad incluyen la privatización de la recogida de las viviendas y su gestión. SEWA ha organizado a los recolectores de basura en los de recogida de residuos y los de reciclado de papel en productos; todo ello ayuda a otorgar dignidad a su trabajo.

Agua

En 1865 Ahmedabad tenía unos 200 lagos, un número que se había reducido a 113 en 1975 y a solo 62 actualmente. Durante las décadas de los ochenta y los noventa del pasado siglo, el gran crecimiento de escala de la ciudad llevó a una considerable actividad de construcción de edificios y de desarrollo de infraestructuras. Como resultado, los escasos acuíferos ya no podían utilizarse como puntos de suministro de agua en la estación de los monzones, lo que llevaba a frecuentes inundaciones. En 2004, la Autoridad de desarrollo urbano de Ahmedabad inició un proceso de planeamiento de cuencas de agua para conectar siete lagos pequeños y grandes en la ciudad con el fin de rejuvenecerlos como puntos de reaprovisionamiento de agua y para abordar en buena medida las inundaciones.[10]

Históricamente, los hogares más ricos de Ahmedabad y los complejos residenciales tradicionales disponían de instalaciones para la recogida de agua de lluvia, pero quedaron en desuso cuando la AMC introdujo la canalización de agua en la ciudad. El Departamento de patrimonio de la AMC se comprometió a rehabilitar 10 tankas en uno de los pol (forma de la vivienda tradicional de Ahmedabad). De las 10.000 viviendas en el área que poseen tankas, muchas de ellas con más de 150 años de antigüedad, unas 1.500 todavía están en uso.[11]

Espacios verdes

Muchas de las instituciones de Ahmedabad tienen campus verdes y biodiversos, pero el único espacio verde de la ciudad no es un parque, sino una zona boscosa llamada Manekbaug Nature Park, situada en un área residencial. El CEE transformó un terreno estéril en un espacio verde que fue cedido a la AMC después de 18 años. El parque, que atrae ahora a una variedad de aves y animales pequeños, es gestionada por los residentes y visitantes entusiastas de la naturaleza.

En contraste, Pune siempre ha contado con numerosos espacios verdes. Sin embargo, los residentes han tenido que realizar protestas para salvar los montes del desarrollo urbanístico, una iniciativa exitosa que mantiene un movimiento social vigilante.

Las dos ciudades luchan por mantener el equilibrio entre un rápido desarrollo de áreas para usos residenciales y comerciales, y la disponibilidad de espacios verdes como zonas de recreo.

Energía

El Programa de placas solares en azoteas de Gandhinagar, iniciado por el Gujarat Energy Research and Management Institute (Instituto de investigación y gestión de la energía) de la capital del estado de Gujarat, justo al norte de Ahmedabad, se propone instalar cinco sistemas solares fotovoltaicos en los tejados y azoteas de edificios de viviendas privadas y comerciales, institucionales y gubernamentales. El gobierno del estado seleccionará a un grupo de empresas para que implemente el proyecto, que instalará, poseerá y dará mantenimiento a los sistemas y venderá la electricidad a la red. Los propietarios de los edificios recibirán en pago un “incentivo verde” basado en la electricidad que generen.[12]

El Código de ahorro energético en edificios (ECBC, por sus siglas en inglés), presentado en 2007, fue el primer paso para promover la eficiencia energética en el sector de la edificación. El ECBC elaboró unas normas para las estructuras de los edificios; iluminación; sistemas eléctricos y de climatización; y sistemas de agua caliente y de bombeo que priorizan el ahorro energético. El análisis de simulación de energía indica que los edificios que cumplen las normas ECBC pueden usar un 40-60% menos de energía que edificios similares.

Educación medioambiental

El Centro Indradhanushya para la educación cívica y ambiental es una entidad pública de la PMC cuyos objetivos son “desarrollar Pune como una ciudad con una ciudadanía responsable y que administra el medio ambiente”. El propósito es ayudar a la ciudadanía a mejorar su alfabetización medioambiental y de ahí el comportamiento medioambiental de la ciudad. Las actividades incluyen deliberaciones del Informe de situación medioambiental (Environmental Status Report) al igual que eventos y talleres sobre cuestiones como la agricultura urbana, la biodiversidad, la eficiencia energética, el cambio climático y el transporte. Los educadores del centro también facilitan un aprendizaje estructurado para la escuela.[13]

Lecciones: Hacer que tenga lugar en salto cualitativo

Un salto cualitativo es un proceso que se elige. Implica seleccionar adecuadamente entre una gama de opciones, desde la más tradicional a la más innovadora y contemporánea. Implica también adaptar las lecciones de otros lugares y desarrollar soluciones adecuadas al contexto. Requiere retroalimentaciones continuas y la capacidad de cambiar cuando las cosas no funcionan, al igual que encontrar soluciones óptimas dentro de su contexto cultural. Por ejemplo, los residentes tanto de Ahmedabad como de Pune tienen una larga tradición de comer alimentos que se venden en la calle. Diseñar espacios públicos que no tengan en cuenta esta práctica da lugar a que surjan instalaciones de comida callejera de forma descontrolada, que no cumplen con las condiciones necesarias de gestión de residuos ni de higiene y generan congestión del espacio urbano. En las próximas décadas, el impulso de transformación urbana de la India a través de la Smart Cities Mission requiere reconocer estas condiciones locales únicas e incorporar una diversidad de ideas para lograr dar un salto cualitativo.

Kartikeya Sarabhai es director del Centre for Environment Education (CEE) en Ahmedabad, India. Madhavi Joshi y Sanskriti Menon son directores de programa en el CEE.
FOTO PANORÁMICA: Vista callejera de Law Garden, Ahmedbad (Emmanuel Dyan) ©

[1] Datos del Registrar General & Census Commissioner, Ministry of Home Affairs, Government of India, Census of India, 2011, http://censusindia.gov.in. Ahmedabad population figures from 2010.

[2] Ibid.

[3] Akshima T. Ghate and S. Sundar, Policy Brief – Proliferation of Cars in Indian Cities: Let Us Not Ape the West (Nueva Delhi: Insitituto de Energía y Recursos, junio 2014); Registro General y Oficina del Censo, Census of India, 2011.

[4] Ministerio de Desarrollo Urbano, Gobierno de la India, “Atal Mission for Rejuvenation and Urban Transformation (AMRUT)”. Disponible en: http://amrut.gov.in; Ministerio de Desarrollo Urbano, Gobierno de la India, “Smart Cities Mission,” http://smartcities.gov.in; Ministerio de la Vivienda y Alivio de la Pobreza Urbana, Gobierno de la India, “Pradhan Mantri Awas Yojana – Housing for All (Urban),” http://mhupa.gov.in/User_Panel/UserView.aspx?TypeID=1493.

[5] Centre for Environment Education (CEE) y Grupo IBI, Learnings from Pune Pilot BRTS Project (Pune: Mayo 2015); Página web del carril bus Rainbow BRT http://www.rainbowbrt.in; Institute for Transportation and Development Policy, Impact of Rainbow BRT (2015).

[6] Página web del sistema de carril bus Janmarg Ahmedabad, www.ahmedabadbrts.org

[7] Sanskriti Menon, “‘Streets for People’ College Courses,” SUM Net Newsletter 2, nos. 3–4 (2014); Asociación Nacional de Vendedores Ambulantes de la India, “Launch of Street Sathi Book and Mobile Apps,” http://nasvinet.org/newsite/launch-of-street-sathi-book-and-mobile-apps/.

[8] Corporación Municipal de Pune (CMP), Budget 2015-16 [Presupuesto 2015-16], www.punecorporation.org; Sanskriti Menon y Amar­nath Avinash Madhale, Participatory Budgeting in Pune: A Critical Review (Pune: CEE, 2013).

[9] Véase www.OurPuneOurBudget.org; Kunal Kumar, concejal municipal, CMP, “Budget Speech 2016–17”.

[10] Página web de AmdaVadmA www.amdavadma.org; Ahmedabad Municipal Corporation, “Chapter 11: Vision Ahmedabad,” in City Development Plan for Ahmedabad, www.egovamc.com/Citizens/CDP/chapter11.pdf

[11] Tina Parekh y Himanshu Kaushik, “Tankas Help Gujarat Tide Over Water Woes,” Times of India, 22 de mayo de 2005.

[12] Página web del Programa de Placas Solares en Tejados de Gandhinagar, www.egujarat.net/gg/gandhinagar_solar_rooftop.html.

[13] “About Indradhanushya”, https://indradhanushyapune.wordpress.com/about-indradhanushya/; Mangesh Dig­he, empleado del servicio de Medioambiente, CMP, comunicación personal con los autores, enero 2016.

 

Leave a reply